Nuestra Misión: El sentido de lo que hacemos

“En Triforma ayudamos a las Organizaciones a desarrollar su máximo potencial de una forma Sana, Consistente, Equilibrada y Centrada en las Personas.”

 

Un sano desarrollo organizacional, requiere el compromiso y la motivación de las personas que conforman la organización. Sin este, el beneficio y la sostenibilidad de la organización a medio largo plazo están comprometidos sin remedio.

 

No obstante, más del 75% de los procesos de cambio, actualmente, fallan debido a las resistencias del grupo humano. Enfocarse únicamente en los aspectos “externos” del cambio, sin considerar la realidad cultural y humana  de la organización, es como pretender arrancar un motor sin suministrarle gasolina. Es, simplemente, inútil.

 

Todo proceso de cambio conlleva resistencias. Sin crisis, no hay cambio. Sin esfuerzo, no hay recompensa.

 

Pero el cambio ha de ser completo y sincero; si los directivos de la organización no se comprometen con el cambio, comenzando por ellos mismos, el proceso no será más que una “fable convenue”, una farsa pactada. Esto provocará pérdidas de talento, desmotivación, falta de compromiso, baja productividad, y poco a poco irá sumiendo a la organización en la crisis que no quiso afrontar cuando era el momento de hacerlo.

 

El cambio, y más concretamente, el desarrollo, forman parte de la normalidad de la vida, y eso también incluye la dinámica normal de las organizaciones.

 

El estilo de management y de liderazgo en el mundo organizacional, ha cambiado a nivel mundial de forma dramática durante los últimos veinte o treinta años, y no ha sido por casualidad. Hemos pasado de un mundo claramente vertical y  jerarquizado, a un mundo de “derechos”, colaborativo y horizontal, en el que los individuos (el cliente, el empleado, el proveedor, el inversor, etc…) y las comunidades, y redes que estos forman, son la clave.

 

Este desarrollo de la conciencia individual y social, entendido como un proceso de potenciación y empoderamiento del individuo, comenzó al final de los años 60 y está haciendo sentir sus efectos de forma más intensa hoy en dia en el terreno del management, o gestión organizacional. Ya no se trata de dar “instrucciones”, o de motivar externamente mediante recompensas. Se trata de encontrar el medio de inspirar a nuestros colegas, creando un propósito compartido, construyendo estructuras que permitan la emergencia del talento en términos de innovación, colaboración, sinergía y alto rendimiento.

 

Sin embargo, esto no es facil de lograr. Como todo desarrollo, para llegar a una determinada fase, hay que pasar, necesariamente, por las fases anteriores, para luego, a través de la crisis, transformar lo aprendido en capacidades creadoras de futuro. No existen atajos en el proceso de desarrollo. Ayudar a nuestros clientes, en cada caso, en cada circunstancia, a atravesar estas “crisis transformadoras”, emergiendo de ellas con un potencial renovado, es el proposito y el expertise de Triforma.

 

 

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.