Triforma | El error fatal de Varoufakis
1355
post-template-default,single,single-post,postid-1355,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,vss_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

El error fatal de Varoufakis

El error fatal de Varoufakis

Independientemente de la mayor o menor razón de sus planteamientos, el super ministro griego de Economía, Varoufakis, ha cometido un error básico de comunicación.

En lugar de preguntarse como trasladar su mensaje del mejor modo posible, y de intentar “hacerse entender”, hablando el mismo lenguaje que sus interlocutores. y buscando zonas de entendimiento posible, asi como puntos de mejora rapidos que creen confianza, Varoufakis, y con él, el gobierno griego, ha apostado por una dialéctica de oposición, acusación, y demanda, y por un lenguaje gestual de diferenciación y polarización, que gritaba a todas luces “Nosotros somos los diferentes y los buenos”, frente a los “tradicionales de siempre, los malos”.

El resultado, se ha visto hoy. Varoufakis ha sido destituido por Tsipras, algo que celebro, no por desearle nada malo a Varoufakis en el terreno personal, sino porque entiendo que con este gesto, el gobierno griego intenta re-establecer la comunicación con Bruselas, con sus “stakeholders”, una comunicación que hasta la fecha, no habia existido.

Toda polarización es ilusoria. La realidad no es blanca y negra, sino que esta formada por infinitos matices de color, y del mismo modo que nadie puede decir de forma exacta donde esta la frontera entre el rojo y el naranja, nadie puede decir tampoco que uno esta en lo correcto y los demás equivocados.

Sirva esto de buena leccion en este pais nuestro tan dado a las polaridades repentinas (normalmente muy destructivas) y a las indignaciones varias; pero tambien a los directivos que, frente a las miles de dificultades que necesitan superar cada dia, y rodeados de aquellos que, por el poder que detentan, les temen en un grado o en otro, y no se atreven jamas a contradecirles, han perdido poco a poco la costumbre de escuchar a su entorno y reflexionar, y han entrado en una espiral de polarización en la que los clientes, o las instituciones, o los empleados, o vaya usted a saber quien, son los malos, los causantes de los problemas. Cuidado, no vayas a hacerte a ti mismo un “varoufakis”!!

Nunca es tarde para retomar las buenas costumbres… o para empezar a cultivarlas.

Joaquin Aguado
joaquin.aguado@triforma.es
No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.